Noticias

El helado cine nórdico, a revisión en el Puertas de Castilla

 

El Festival Internacional de Cine Ibn Arabí ofrecerá una panorámica de la cinematografía escandinava del 22 de mayo al 5 de junio en pases gratuitos

El Festival Internacional de Cine Ibn Arabí (IBAFF) presenta el ciclo Cine Helado: Nuevo Cine Nórdico, que ofrecerá una panorámica de ese cine de apariencia contenida que esconde dramas personales de gran intensidad, que investiga con las nuevas posibilidades de una imagen liberada de reglas, y que en general nos descubrirá la creatividad de estos directores bajo las tierras heladas.

 El ciclo propone un viaje a través de los diferentes cines de los países nórdicos de la mano de siete directores que proporcionan una visión moderna, incisiva y actual de la sociedad y de la cultura a la que pertenecen.

 Los vínculos culturares de Suecia, Finlandia (junto a Åland), Dinamarca (incluyendo Islas Feroe y Groenlandia), Islandia y Noruega abarcan también el campo de la cinematografía; y en especial, el cine danés y el sueco que dominaron el mercado europeo a comienzos del siglo XX. La calidad técnica de sus producciones, el buen dominio del melodrama popular y la presencia de estrellas con fuerte gancho comercial lograron que la cinematografía de un pequeño país como Dinamarca impusiera su ley durante una década en todo el viejo Continente. Sólo la potencia financiera alemana y la progresiva penetración de Hollywood en los circuitos europeos consiguieron terminar con aquel predominio. A diferencia de estos países la producción de Noruega y Finlandia fue mínima y de ámbito local.

 El denominado cine nórdico tiene un lugar sobresaliente dentro de la historia del cine mundial, de donde han salido importantes realizadores, tan solo el nombre del sueco Ingmar Bergman ha dejado un legado con obras tan emblemáticas como El séptimo sello (1957), Fresas salvajes (1957), Gritos y Susurros (1972) y Fanny y Alexander (1982); y antes que el Carl Theodor Dreyer, como La pasión de Juana de Arco (1928), Vampyr (1932) u Ordet (1955), todas ellas obras maestras con gran reconocimiento internacional.

 Cuarenta años más tarde -en 1995- surgió el que es hasta el momento el último manifiesto cinematográfico de repercusión internacional, que desembocó en el renovador movimiento Dogma 95. Ese manifiesto nacido en Dinamarca ha dado lugar a una veintena de películas internacionales, y a una revolución en los modos de afrontar el cine del cambio de siglo. Pero el Dogma no ha sido el único foco de atención del cine del norte de Europa, que en los últimos quince años se ha revelado como uno de los territorios más capacitados para presentar con personalidad propia las incertidumbres del ser humano en los comienzos del siglo XXI.

 Una visión moderna e incisiva de la sociedad que retoma las enseñanzas de sus clásicos Dreyer y Bergman, ha afianzado a directores de gran reconocimiento internacional como Lars Von Trier y Aki Kaurismäki ha dado a conocer a una nueva generación de cineastas como Thomas Vinterberg, Susanne Bier, Per Fly, Simon Staho, Lukas Moodyson, Hans Peter Molland, Bent Hamer, Baltasar Kormákur o las nuevas revelaciones de Peter Schonau Fog, Anders Morgenthaler, Pernille Fischer Christensen Ragnar Bragason. Thor Fridriksson, Eva Sørhaug y Bård Breien entre otros.

 09.05.12

LAVERDAD.ES | MURCIA

 

http://www.laverdad.es/murcia/20120509/mas-actualidad/cultura/helado-cine-nordico-revision-201205091204.html